miércoles, 18 de mayo de 2022

Ecos de Sociedad

 

Ecos de sociedad

 

Fernando y Bárbara, queriendo o sin querer, eran los “influencers” del momento en la sociedad de su tiempo. La ropa que se ponían en temporada, lo que hacían y ¡cómo no! ¡sus fiestas! eran los temas de interés, especialmente de las mujeres y también de los hombres (aunque estos no lo quieran confesar) de aquella gran época de historia y recuerdo.

Igual que hoy, la prensa recogía esos ecos de sociedad. La Gaceta de Madrid, en la sección destinada a lo que hoy llamaríamos “prensa rosa”, recogió con pormenores cada detalle de las fiestas de cumpleaños de Fernando y Bárbara desde 1751 hasta 1756: la lista de invitados, los paseos en falúas por el Tajo (¡mi querido Tejo!, que diría Bárbara), el repertorio de canciones de Farinelli, los fuegos artificiales…

Pero ya sabemos cómo son algunos periodistas y la “carnaza” que, de vez en cuando, sueltan para estar en el “top ten” de ventas. ¡Y es que lo rosa combina bien con los marrones en la prensa del corazón! Unido a los fastos y ecos de sociedad, también se publicaban poemas satíricos, coplas burlescas y crítica ácida hacia los defectos de los reyes.

Fernando y Bárbara siempre respetaron la libertad de prensa de La Gaceta de Madrid, que había sido fundada en 1697 por editores privados. Sin embargo, al morir Fernando VI, su hermano Carlos III, al acceder al trono, decide “cambiar” ciertas ordenanzas relativas a la prensa y concluye otorgar a la Corona el privilegio de imprimir La Gaceta. ¡Toma ya! ¡Se acabó la carnaza, pero también la libertad!

¡Y del marrón pasamos al rosa, rosa, rosa, rosa…!

Bibliografía: 

  • wikipedia.org/wiki/Gaceta_de_Madrid.
  • "The World´s Oldest Newspapers Still Being Published Today". Gizmodo.com 

¡Cumpleaños Feliz!

 

¡¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te desean tus amigos de…. Farinelli Orchestra!!

 

¡Os he pillado, eh! ¿A que más de uno había completado la estrofa con el estribillo “te desean tus amigos de Parchís”? Pues no, a Fernando no le cantó el grupo Parchís, sino Farinelli y su orquesta. ¡Vamos allá! ¡Te lo cuento!

 

Bárbara de Braganza era una persona muy detallista y una de las facetas más sorprendentes y, a la vez, más humana que tenía la reina era la de encargarse personalmente de organizar las fiestas de cumpleaños de su marido Fernando. La más grande y fastuosa de todas ellas fue la fiesta sorpresa que ella le organizó para su 43 cumpleaños (10 de agosto de 1756).

La fiesta se celebró en la entrañable “Huerta de la Primavera” (que había sido creada por Fernando y de la que hemos hablado en otra entrada de este blog). Bárbara encargó una gran merienda al aire libre. Después de la merienda, los invitados se subieron a las falúas reales, “la Escuadra del Tajo” (como las llamaba la prensa), y navegaron por el río, amenizados por la música del grandísimo Farinelli. El artista, su coro y la orquesta navegaban en otra falúa tras la comitiva real, entonando los grandes éxitos del momento.

Al anochecer se tiraron fuegos artificiales que Bárbara encargó al propio Farinelli y el espectáculo terminó con una descarga de artillería en honor al rey.

Cuando terminó el recorrido en barco por el río y, tras despedir a los invitados, Fernando y Bárbara se dieron un paseo por la Huerta de la Primavera, en el silencio de la noche, entre el aroma de las flores y el rumor del agua de las fuentes, iluminadas por veinte mil fanales.

¿Y se fundieron en un beso a la luz de los faroles y de la super luna de agosto?

¡Pues claro que sí!

¡Ya os hemos contado en nuestros artículos que fueron de los pocos matrimonios felices que comieron perdices!

 

YYYYYYYYYYYY

 

Bibliografía:

·       Susana Calvo Capilla, “Las falúas de Farinelli”, CVC. Cervantes.es